A.5. Colitis ulcerosa

 

La afectación endoscópica en la colitis ulcerosa se caracteriza por su inicio en recto y extensión continua separándose con un límite claro del área sana.

En el brote leve se observa eritema y edema de la mucosa con desaparición del patrón vascular, punteado erosivo fino difuso y friabilidad.

 

Figura 1: Colitis ulcerosa leve. Afectación continua de la mucosa hasta colon transverso. Mucosa edematosa con punteado erosivo fino y escaso exudado mucopurulento.
 

 
atlas_colonoscopia-ColitisUlcerosa_fig2
Figura 2: Límite claro de separación entre la mucosa enferma y la mucosa normal.
 

 

Figura 3: Colitis ulcerosa, brote moderado; se observan úlceras superficiales confluyentes con zonas de sangrado espontáneo y denudación de la mucosa, con abundante exudado mucopurulento.
 

En los casos con afectación endoscópica grave se aprecian úlceras profundas que pueden incluso hacerse transmurales con bordes irregulares o geográficos pudiendo mostrar en casos muy evolucionados aspecto endoscópico similar a las úlceras de la enfermedad de Crohn.

 

Figura 4. Colitis ulcerosa izquierda: afectación endoscópica moderada- grave; ulceras longitudinales, extensas con cierta profundidad que se extienden sobre una mucosa con afectación continua. (Caso clínico 6).

 

Figura 5. Pancolitis ulcerosa; Afectación endoscópica grave; Afectación continua con úlceras longitudinales amplias confluyentes que al progresar en sentido proximal presentan cierta profundidad. Importante edema y friabilidad mucosa. (Caso clínico 7)
 

 

Figura 6. Paciente con colitis ulcerosa afectación endoscópica grave. Ulceras profundas en sacabocados, evolucionadas. La imagen endoscópica puede confundirse con la enfermedad de Crohn.
 

Las lesiones endoscópicas graves, con úlceras de gran tamaño y profundidad de bordes serpiginosos o geográficos se encuentran en el contexto de brotes clínicos graves con alta incidencia de corticorrefractariedad. La gravedad de las lesiones endoscópicas al igual que en la enfermedad de Crohn, se relaciona con peor evolución clínica y alta incidencia de colectomías. De hecho, en el contexto de una colitis ulcerosa grave el aspecto endoscópico de las lesiones puede influir en la opción de tratamiento médico-quirúrgico.

 

Figura 7. Colitis ulcerosa. Brote grave. Refractariedad a corticoides. La endoscopia muestra úlceras muy llamativas, de gran tamaño y profundidad, en el contexto de un cuadro clínico grave que nos hizo optar por la opción quirúrgica. En estas situaciones la valoración conjunta de la clínica, la analítica y las técnicas de imagen permitirá, de manera individualizada, elegir la opción terapéutica más adecuada. (Caso clínico 8)
 

La inflamación mantenida de la mucosa del colon puede condicionar el acortamiento y la rectificación del colon y la aparición de lesiones como pseudopolipos o estenosis.

 

Fig 8. Colitis ulcerosa de larga evolución. Pseudopoliposis difusa en relación con episodios de inflamación mantenida.
 

Estas lesiones se consideran de riesgo incrementado de desarrollo de cáncer colorectal en una colitis de larga evolución, aspecto que hay que tener en cuanto al realizar los protocolos de seguimiento endoscópico. (Caso clinico 7)

 
 

PÁGINA ANTERIOR: << A.4. Enfermedad de Crohn: recurrencia postquirúrgica
PÁGINA SIGUIENTE: >> B. Cápsula endoscópica
ÍNDICE COMPLETO: << Volver al Índice Endoinflamatoria

 
 

Share This