Prólogo

 

El Proyecto ENDI

Escribir el prólogo de esta obra sobre endoscopia en la enfermedad inflamatoria intestinal supone para mí, no sólo un orgullo, sino además una enorme satisfacción al poder comprobar como el desarrollo del conocimiento acerca de la patología y de las técnicas endoscópicas obliga a que ambas ramas de la Gastroenterología necesariamente converjan y se complementen.

A lo largo de muchos años, seguramente haya quien piense que demasiados, he dedicado mi vida profesional precisamente a estos dos aspectos de la especialidad: la enfermedad inflamatoria intestinal y la endoscopia digestiva. La ventaja de ser mayor, si es que tiene alguna, consiste en poder echar la vista atrás, evaluar lo andado y basándose en ello iluminar el camino de los que vienen detrás de mí. Hoy puedo decir con gran satisfacción que no estaba equivocado al tratar de inculcar a todos los residentes y alumnos que pasaron por mi servicio el concepto de que la experiencia clínica y endoscópica no son compartimentos estancos y aislados, sino complementarios, y que el desarrollo y conocimiento de una de ellas se debe acompañar necesariamente del desarrollo y conocimiento de la otra. Este libro es una magnífica prueba de ello, y de muestra que es preciso conocer la patología y estar implicado en el tratamiento de este tipo de pacientes para que la endoscopia cobre su mayor sentido y, por otra parte, que es necesario dominar dicha técnica para que nuestra aproximación a este tpo de sujetos sea la más adecuada.

Yo mismo siempre he procurado encargarme de las endoscopias de mis pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal y, desde hace ya varios años, contamos en nuestro servicio con una agenda para este tipo de pacientes que se realiza por los miembros del mismo que conforman la Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal. El beneficio para los pacientes y los médicos es indudable, tanto desde el punto de vista asistencial como del investigador.

Es por tanto de justicia reconocer a los coordinadores, tanto al Dr. Gallego como a la Dra. Echarri y al Dr. Castro, la audacia de esta iniciativa que trata de aunar ambos aspectos fundamentales, quizá en contra de la tendencia, posiblemente dominante, de la superespecialización que fomenta la separación entre clínicos y edoscopistas. me enorgullece comprobar como la mayoría de los autores de los diferentes capítulos de este libro son gastroenterólogos con una reconocida experiencia y dedicación a la enfermedad inflamatoria intestinal. sin la menor duda, entr otros méritos, tienen el de haber sido capaces de despertarnos y volvernos a enseñar cómo son las cosas realmente, y de señalar el camino que deberán seguir las próximas generaciones de gastroenterólogos que se dediquen a la enfermedad inflamatoria intestinal, y que necesariamente pasa por la endoscopia digestiva.

Otro mérito de los coordinadores de la obra consiste en una adecuada elección de los autores de cada capítulo, consiguiendo un resultado final globalmente excelente, tanto por la pertenencia y actualidad de los temas que se tratan como por el profundo conocimiento de cada tema que se advierte al leer cada uno de los autores. Sin duda es un conocimiento fruto del estudio, pero tambien de la experiencia, lo que le confiere un valor añadido a menudo dificil de encontrar.

En el libro se abordan temas generales, aspectos que con frecuencia se dan por sabidos y se olvidan en numerosos programas científicos de cualquier índole, como el equipamiento y el material necesario para realizar endoscopias a este tipo de pacientes o el valor de la endoscopia en el diagnóstico y segumiento de la enfermedad inflamatoria intestinal, lo cual no es sencillo, habida cuenta del momento en que vivimos en el que términos como el de “cicatricación mucosa” se incorporan cada vez más rápidamente a nuestro vocabulario. También se abordan otros temas más actuales, siempre controvertidos y en continuo desarrollo como la endoscopia en pacientes de edad pediátrica, la valoración del intestino delgado de la recurrencia posquirúrgica o el despistaje de la displasia, e incluso otras técnicas de imagen como la ecografía o la resonancia magnética encuentran un hueco en esta obra, lo que vuelve a poner de manifiesto la amplitud de miras de los coordinadores, que nos plantean las diferentes alternativas como complementarias, y nos recuerdan que, pese a todo, seguramente sean más los aspectos de la enfermedad que desconocemos los clínicos que aquellos que conocemos suficientemente bien. Llama especialmente la atención la parte del libro dedicada a la endoscopia terapéutica, que abarca temas que podrían parecer apartados de la práctica diaria de un gastoenterólogo dedicado a la enfermedad inflamatoria intestinal, pero que ni lo son ni deberían serlo: la resección endoscópica de las lesiones displásicas, la dilatación de estenosis o incluso el empleo de diferentes tipos de prótesis para salvar estenosis refractarias.

Por todo ello, se trata de una obra necesariamente de referencia para todos aquellos con interés en la enfermedad inflamatoria intestinal, pero también para los gastroenterólogos que se deban encargar de estas endoscopias, sea cual sea su dedicación habitual o preferente.

Finalmente y a pesar de que alguien como yo, que ya ha sido editor de dos libros sobre endoscopia digestiva, entiende precisamente un libro como algo tangible y que ocupa un lugar en la estantería, no puedo dejar de admirar las posibilidades que ofrece el formato de esta obra, que permite la inclusión de fotos, videos e incluso de gráficos en tres dimensiones, que facilitan la comprensión de los diferentes procedimientos endoscópicos de una forma que las generaciones anteriores ni siquiera nos atrevimos a soñar.

Así pues, tengo el orgullo y el honor de presentar esta obra sobre endoscopia en la enfermedad inflamatoria intestinal. Un trabajo imprescindible y de referencia para todos los gastroenterólogos; un acicate, una guía y, sobre todo, una lectura absolutamente estimulante. Solo espero que el lector disfrute y aprenda a partes iguales, como he hecho yo.

 

 

Dr. Luis Abreu García
Hospital Universitario Puerta de Hierro-Majadahonda. Madrid

 
 

PÁGINA ANTERIOR: << ATLAS ENDI
PÁGINA SIGUIENTE: >> Sección I. Técnica endoscópica en la Enfermedad Inflamatoria Intestinal
ÍNDICE COMPLETO: << Volver al Índice ENDI

 
 

Share This